AL ESTILO MILITAR / TO THE MILITARY STYLE

Hola a todos.

Seguro por el título pensarán que voy a hablarles de cómo vestir y combinar las prendas camufladas tan de moda por estos días. Pero en realidad, voy a hablarles del estilo militar en cuanto al entrenamiento.

Ayer participé con amigos, mi pareja y mi hijo en una carrera de 7km con obstáculos en el centro de entrenamiento militar más grande de Colombia y uno de los más difíciles del mundo. Nos esperaba un reto grande: 7 km de recorrido en un terreno agreste, pruebas militares, un sol inclemente y 40 grados de temperatura.

Los soldados nos gritaban que el dolor estaba en la mente, que no dejáramos que el cuerpo se derrumbara. Y yo avanzaba y pensaba “tu puedes” mientras escuchaba en stereo y con alta fidelidad de sonido esa vocecita burlona que todos tenemos que siempre dice “No lo vas a lograr”, “Eres debil”, “No insistas”. Y pensaba que ojalá el sol la tostara para que me dejara en paz, pero aunque por momentos se calló, no desapareció del todo.

Finalizamos la prueba con un tiempo desastrozo, con más magulladuras que gloria, y con un par de obstáculos sin poder superar… Se parece a algunos momentos en la vida, ¿no? Esas etapas de cero motivación y millones de derrotas. Tantas que creemos que no levantaremos cabeza nunca. Pero al final, salimos adelante.

Esta prueba me comprobó – nuevamente – todas mis deficiencias físicas y mentales; la falta de fortaleza y la necesidad de tomar acciones al respecto.

¿Saben algo? Desde que enfermé he usado – consciente o inconscientemente – mi condición para justificar mis malos rendimientos deportivos, o que no pueda caminar más rápido o subir escaleras, etc. Y eso me molesta en los demás y aún más, en mí.

Por eso aquí ante ustedes… hoy domingo 9 de diciembre de 2018, cuando voy escribiendo este post en mi memoria mientras deseo fervientemente que esta competencia termine, antes de sentarme a llorar en una barricada y sentirme más derrotada aún… hoy me prometo a mi misma que nunca más volveré a ser la última de grupo. Nunca más usaré mi asma como excusa ni permitiré que los demás lo hagan. Nunca más me sentiré como me siento hoy.

Hoy me comprometo conmigo misma y mi bienestar, a buscar atención y medicina más eficiente para mi enfermedad, y lo mas importante: a entrenar fuertemente para que el próximo año cuando volvamos, sea yo la que deba esperar a mis amigos.

¿Me acompañan?

***

Hello everyone.

Dismiss of the tittle, I will not talk about how to wear the camouflage garments so fashionable these days. But in reality, I am going to talk to you about the military style in terms of training.

Last sunday, I participated with friends, my boyfriend and my son in a 7km race with obstacles in the largest military training center in Colombia and one of the most difficult in the world. We were expecting a big challenge: 7 km of route in a rough terrain, military tests, an inclement sun and 40 degrees of temperature.

The soldiers shouted to us that the pain was in the mind, that we did not let our body collapse. And I was thinking “you can” while listening in stereo and with high fidelity of sound that mocking little voice that we all have that always says “You will not achieve it”, “You are weak”, “Do not insist”. And I thought that I wish the sun toasted her so that she would leave me in peace, but although at times she kept quiet, she did not disappear completely.

We finished the race with more bruises than glory, and with a couple of obstacles without being able to overcome … It looks like some moments in life, ¿right? Those stages of zero motivation and millions of defeats. So many that we believe that we will never raise our heads. But in the end, we went ahead.

This test proved me – again – all my physical and mental deficiencies; the lack of strength and the need to take action in this regard.

¿Do you know something? Since I got sick I have used – consciously or unconsciously – my condition to justify my bad sports performance, or that I can not walk faster or climb stairs, etc. And that bothers me in others and even more, in me.

So here in front of you … today, Sunday December 9, 2018, when I am writing this post in my memory while I fervently hope that this competition ends… Today I promise to myself that I will never be the last my team again. Never again will I use my asthma as an excuse or allow others to do so. Never again will I feel the way I feel today.

Today I commit myself and my well-being, to seek more efficient care and medicine for my illness, and most importantly: to train hard so that next year when we return, I have to wait for my friends.

¿Do you want to join me?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s